COMO HERMANOS

El lobbismo madrileño ridiculiza las autonomías como el ‘Celtiberia Show’

Una arrolladora campaña de desprestigio invita a España a la recentralización | La campaña elude los gastos inútiles de la estructura central del Estado | El escarnio se dirige a Catalunya y las “provincias”; guante de seda con Madrid

Política | 17/01/2011

Enric Juliana

Enric Juliana

El debate político español discurrirá en los próximos meses en dos pistas, dos pistas comunicadas entre sí, como en las buenas funciones de circo: el ajuste del gasto social y la restricción del Estado de las autonomías. Podría haber existido una tercera pista –la más deseada por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero–, pero el Gobierno, diezmado en las encuestas, no dispone de credibilidad, de margen y de fuelle para transformar el último gesto de ETA –un alto el fuego supuestamente verificable– en la segunda parte de aquel azucarado proceso de paz que acabó con el aparcamiento del nuevo aeropuerto de Madrid volando por los aires y un mar de banderas españolas manifestándose por el paseo de la Castellana.

En esas dos pistas –ajuste social y territorial– se elaborará el relato final de una legislatura agónica para el Partido Socialista Obrero Español. En esas dos pistas se decidirá cuál es el chivo expiatorio de la grave crisis española. Una flecha gira en círculo en busca del culpable de todos los males, esa eterna figura de la antropología. Las ciudades griegas elegían cada año un pharmakoi (de ahí la palabra fármaco: esperanza de sanación), habitualmente un lisiado o un perturbado, que era expulsado a pedradas para ahuyentar ritualmente las desdichas. Edipo marchó de Tebas para librarla de la peste. Los hebreos lo resolvían de otra manera: escribían en unos rollos de pergamino las desgracias vividas, los ataban en el lomo de un macho cabrío y expulsaban al chivo hacia el desierto.

Las encuestas, moderno sistema de detección del malhumor popular, señalan hoy como culpable al presidente de Gobierno, quien, al negar tozudamente la crisis, no supo prevenir la llegada del Mal a una sociedad muy bien instalada durante quince años en el consumo y el hedonismo. Zapatero ya lleva los rollos de pergamino atados a la espalda, pero, lógicamente, no quiere acabar sus días en el desierto. Tiene 50 años. Ha decidido hacer lo que haga falta para no ser el primer presidente español de la restauración democrática que sale de la Moncloa repudiado por los adversarios y aborrecido por los suyos. Hará todo lo que le exige el Directorio Europeo. Todo. Si los sindicatos se oponen, ellos pueden ser el chivo expiatorio. Su prestigio social también está por los suelos. Avisados en fecha muy reciente por el primer ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, UGT y CC.OO. pactarán este mes el recorte de las pensiones.

El chivo expiatorio, por lo tanto, puede estar en la segunda pista. Desde hace meses, el sistema autonómico está siendo objeto de una arrolladora campaña de escarnio y descalificación en los principales medios de comunicación madrileños. La España de las autonomías es presentada como la nueva Celtiberia Show (legendaria sección del fallecido periodista Luis Carandell en la revista Triunfo sobre la atribulada España en tránsito de los años setenta). Todas las disfunciones –que existen–, todas las corruptelas –que no son pocas– y todos los folklorismos –que menudean– son agrandados y expuestos en la plaza pública, mientras se guarda un prudente silencio sobre la fantasmagórica existencia de ministerios sin apenas atributos (Sanidad, por ejemplo), pero con la plantilla al completo. En el catálogo de los horrores suele haber un exquisito cuidado para no herir a la poderosa Comunidad de Madrid, muy bien relacionada con la prensa capitalina. La deuda del Ayuntamiento de Madrid (7.200 millones de euros) es objeto de sedosos análisis, con una conclusión de editorial unificado: el Estado debe asumir esa deuda. La zafiedad autonómica es cosa de los catalanes –por supuesto– y de las “provincias”. Nada nuevo: el viejo patrón del casticismo madrileño.

Dos tenores compiten en el coro antiautonómico, los diarios ‘ABC’ y ‘El Mundo’, puesto que sigue en juego el liderazgo mediático e intelectual del vasto campo del centroderecha. El Celtiberia Show vende, sobre todo cuando apunta a Barcelona. A este hilo musical se han sumado nuevas y más sofisticadas voces.

La grave progresión de la crisis en España ha estimulado la elaboración de estudios y la creación de foros para proponer soluciones. La iniciativa más destacada corresponde a la Fundación Everis, comandada por el ex ministro de Defensa Eduardo Serra, que en diciembre elevó al Rey un documento sobre la crisis, firmado por exponentes (no siempre los presidentes) de las principales empresas del país. El informe Everis aboga por un replanteamiento a fondo del modelo socioeconómico español, sugiriendo, con lenguaje cauteloso, una reestructuración de la España autonómica. Uno de los puntos más destacados del informe es la decidida apuesta por la marca España como factor de reactivación del comercio exterior y también como acicate ideológico para la cohesión interna. El informe, firmado por algunos directivos próximos al PSOE, evita el lenguaje de la descalificación.

El otro foco de agitación intelectual es la FAES, el influyente laboratorio de ideas pilotado por José María Aznar. En los albores de la crisis, la FAES ya activó una de las ideas clave del debate: la ruptura de la unidad de mercado. La superposición de normativas autonómicas estaría frenando la recuperación económica. Unidad y mercado, he ahí una eficaz combinación ideológica. La FAES acaba de presentar un extenso estudio que responsabiliza a las autonomías de la debilidad estructural de España. El informe propone crear nuevas escalas de cooperación entre autonomías –procediendo a su agrupación si fuese necesario–, sugiere una severa limitación de su capacidad de endeudamiento y una drástica revisión de las nuevas potestades fiscales implantadas por la emulación del nuevo Estatut de Catalunya. El informe FAES es inequívoco al respecto: Catalunya, culpable. El nuevo Estatut ha estropeado la España de las autonomías y hay que dar marcha atrás. El mismo informe propone una drástica reducción del número de municipios en toda España.

La inquietud en el PSOE por el impacto de esa arrolladora campaña es notoria. “Tenemos que hacer algo, hemos de tomar la iniciativa antes de que nos pasen por encima”, señalaba hace unas semanas a La Vanguardia uno de los presidentes socialistas de la España meridional, muy preocupado por la deriva en curso. Zapatero lanzaba el primer mensaje a finales de año, precisamente a través del diario El Mundo: “Propondré medidas de impacto sobre las autonomías”.

En los próximos quince días, los dos principales partidos darán a conocer sus propuestas. El PP, este próximo fin de semana en Sevilla; el PSOE, la semana siguiente en Zaragoza.

El debate está abierto y en él se entremezclan, en orden confuso, realidades objetivas y fobias ideológicas. Hay quien habla de ahorrar dinero, hay quien habla de recentralizar, y hay quien habla, sin tapujos, de ajustar cuentas con Catalunya. Ni una palabra, en ningún foro, sobre la excepción confederal vasco-navarra.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s