Detrás de una gran mujer hay…

image    ANNA GRAU « La fe (y el divorcio) es cosa de dos

  • 14 Enero 2011, 19:18

alt

Llegó a ser un clásico y hasta a ser un tópico aquello de que detrás de todo gran hombre, había una gran mujer. Se sobreentendía que una gran mujer en la sombra, consagrada al brillo exclusivo de la grandeza de la otra parte. Esa es una de las razones por las que a muchos hombres prominentes les atraen las mujeres discretas. A muchas mujeres prominentes también las atraen los hombres discretos, mayormente por su rareza. No es fácil encontrar hombres así.

Significativamente Gabrielle Giffords, una mujer de innegable atractivo (es pariente lejana de la actriz Gwyneth Paltrow) no se casó hasta los 37 años. No es que casarse a los 37 años sea una tragedia o una vergüenza. Lo hacen muchas mujeres, sobre todo las que han apostado fuerte por su carrera. Lo que las sigue diferenciando de muchos hombres es que en general ellos no tienen la necesidad de aparcar sus aspiraciones familiares para perseguir las profesionales. Les es mucho más fácil encontrar una mujer que acepte encajar en su exigente esquema de vida.

Gabrielle Giffords conoció al que había de ser su marido, el astronauta Mark Kelly, en el año 2003 en China. El era sólo seis años mayor que ella y estaba casado con dos hijas. Ella no tenía novio ni compromiso formal, aunque parece que sí muchas ofertas para salir. Salir es fácil. El hombre de la NASA y la mujer del Capitolio se cayeron bien, mucho, pero entonces no había margen para otra cosa.

Se volvieron a encontrar al año siguiente en Arizona. Para entonces el matrimonio de Kelly había pasado a mejor vida y él estaba negociando con su exmujer la custodia compartida de sus hijas. Mark y Gabrielle empezaron a mantener contacto asiduo, al principio tan inocente que ella llegó a darle consejos para ligar después de tantos años fuera de la circulación.

Poco a poco los lazos de la complicidad se fueron estrechando. Se casaron en 2007, en una ceremonia a la que asistieron 300 invitados y la novia llevó un traje diseñado por Vera Wang, la misma que firma el modelito de boda de Sarah Jessica Parker en la versión cinematográfica de Sexo en Nueva York (primera parte). Sólo que el vestido de novia de Gabrielle era mucho más elegante y bonito. Mark iba orgullosísimo en su uniforme blanco de la Marina. La sonrisa desbordante de ella y la serena alegría de él lo dicen todo.

Empezó un matrimonio que algunos podrían ver como una carrera de obstáculos. Por su trabajo Mark se veía obligado a residir en Houston, mientras que Gabrielle triangulaba desde allí con Washington y con Arizona, donde están sus votantes. Sólo hay que echarle un vistazo al mapa de Estados Unidos para asustarse. "Tratamos de vernos dos veces al mes, pero a veces sólo puede ser cada tres semanas", explicaba ella. Y sin embargo funcionó. Funciona.

Dice mucho a favor de Mark Kelly que todo un oficial de la Marina de Estados Unidos y astronauta se casara convencido y entusiasmado con una congresista mucho más extrovertida y relaciones públicas que él. Ella era la que brillaba en sociedad y en los actos, él el que se mantenía un paso atrás, atento y sólido como una roca. Envolviéndola y protegiéndola con sus fuertes brazos, y a la vez dejándola fluir y volar. Ejerciendo de gran hombre invisible, o semi-invisible, detrás de la gran mujer pública (en el buen sentido).

Si Gabrielle Giffords se recupera sin duda la aguardan grandes destinos en la política de su país. No faltarán cínicos que digan que se lo debe a Jared Lee Loughner, el desequilibrado que le disparó esa maldita mañana de sábado en Tucson. Pero si esta mujer sale adelante será en gran medida gracias a la fuerza incondicional y tranquila que ha habido todo este tiempo detrás de ella, cogiéndole la mano en el hospital y velando armas. Gracias al capitán Kelly y a sus incontables actos de servicio. Y de amor.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s