TAMBIÉN ROBAN NIÑOS EN ESTADOS UNIDOS

Anna Grau | NUEVA YORK corresponsal

03 Febrero 2011

altCarlina ahora, y Carlina cuando la robaron

También en Estados Unidos cuecen habas. Las autoridades de Connecticut han abierto una investigación en la que pueden rodar cabezas por el caso deCarlina White, robada hace veintitrés años, cuando contaba sólo diecinueve días de edad, de un hospital de Harlem, en Nueva York. Sus padres la habían llevado allí porque tenía fiebre. La dejaron al cuidado de una mujer que parecía ser una enfermera y no volvieron a verla jamás.

Carlina White creció llamándoseNejdra Nance y viviendo primero en Bridgeport, Connecticut, y más tarde en Carolina del Norte como hija de Ann Pettway, la misma mujer que la había secuestrado. Los medios de comunicación han dado muchos detalles sobre el caso pero en cambio oscurecen un punto clave: cómo y por qué se dio cuenta Carlina White de que Ann Pettway no era su madre. Al parecer esto ocurrió al alcanzar la niña la adolescencia. Hasta ahora se ha sabido que la chica desconfió porque no guardaba parecido físico con nadie más de la "familia" o porque su "madre" fue incapaz de enseñarle nunca un certificado de nacimiento. Por sentido común parece lógico inferir algo más. Algo más roto en aquel hogar, para ser exactos.

No todos los adolescentes a los que les gustaría que sus padres no fuesen sus padres tienen razón. Pero Carlina la tenía. Tanta que su "madre" tuvo que improvisar una explicación: que se la había "dado" su madre natural porque era una drogadicta incapaz de atenderla. Esta explicación coló durante un tiempo y hasta acalló ciertas sospechas de las autoridades, que habían llegado a interesarse (pero muy vagamente) por el caso.

Pero no se acallaron las sospechas de la misma Carlina, que siguió bregando hasta descubrir, hace relativamente poco, una foto de sí misma en una base de datos de niños robados. El parecido era asombroso con una foto suya de bebé que había en casa. Contactó con la policía. Contactó con su madre biológica, Joy White. Se reunieron incluso antes de conocer los resultados de las pruebas genéticas. En ningún momento dudaron de que estas pruebas les darían la razón.

Al presente la situación es: Carlina se ha ido a vivir con su madre al Bronx de Nueva York, donde lucha por adaptarse al nuevo entorno, a que tiene una medio hermana a la que no conocía y a que sus padres verdaderos se separaron poco después de perderla a ella. Carl Tyson, el padre, ha admitido que la nueva realidad llega tan cargada de alegría como de desafíos. ¿Cómo acostumbrarse a ser de nuevo una familia, veintitrés años después?

Por su parte la madre falsa se ha entregado al FBI y se encuentra en prisión incondicional sin fianza. Está acusada de secuestro federal. Si la declaran culpable sin atenuantes, se enfrenta a entre veinte años de cárcel y la cadena perpetua.

¿Por qué lo hizo? Según el FBI, porque no podía tener descendencia por sus propios medios. Y no se conformaba.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s