LA ESTATUA DE HEREU

Hereu, tenemos que hablar

¡Ellos, los grandes artistas, presentando solicitudes como vulgares chupatintas!

Artículos | 01/03/2011

Quim Monzó

Quim Monzó

 

Vaya por Dios. Ahora resulta que a las autodenominadas estatuas humanas de la Rambla barcelonesa no les parece bien el proceso de selección que el Ayuntamiento ha preparado para decidir cuáles pueden exhibirse y cuáles no. Se quejan de que las reglas municipales son “arbitrarias, irreales e innecesarias”. Dicen que no les parece bien que sólo haya quince en el primer turno (de las 10 de la mañana a las 4 de la tarde) y quince en el segundo (de las 4 de la tarde a las 10 de la noche). También se quejan de tener que presentar una solicitud –¡ellos, los grandes artistas, presentando solicitudes como vulgares chupatintas!– y no les parece bien tener que acreditar haber cursado arte dramático. Y eso de presentar un certificado que demuestre que no tienen deudas por multas o impuestos… ¿Qué insinúan? ¿Que no están al día con Hacienda?

Una estatua digamos humana ha hecho unas declaraciones a la agencia Efe diciendo que el proceso es un atropello. De sus declaraciones, lo más interesante es su nombre: Momia Mala Leche. Ya ven el nivelazo. También ha hecho declaraciones Teodoro, uno de los dos miembros de la estatua Bicicletas: “Estas normas las ha hecho el Ayuntamiento en connivencia con una asociación de estatuas humanas de la que forman parte unos pocos argentinos y que no nos representa a todos”. Según Teodoro, los miembros de esa asociación en la que hay argentinos “quieren sacarse de encima a unos cuantos competidores y han ideado normas irracionales para quedarse con todo el pastel”. Llegados a este punto, dos consideraciones. La primera es que hay un pastel, según reconocen ellos mismos. La segunda: ¿nos encontramos ante un caso de xenofobia? ¿Menosprecia Teodoro a esa asociación pastelera por el hecho de que haya argentinos en ella? ¿Les llama sudacas a escondidas? ¿Podría alguien indicarnos de qué nacionalidad es el tal Teodoro para ver si se trata de un caso de rivalidad “interétnica”?

Pues ¿saben qué les digo? Si a las estatuas supuestamente humanas no les gustan las normas del Ayuntamiento, yo tengo una idea mejor, que ya he expresado en estas páginas en un par de ocasiones. La repetiré tantas veces como sea necesario, hasta que me hagan caso: déjenme un camión volquete (con un Iveco 180 E25 me apaño). En dos pasadas por la Rambla –una coincidiendo con el turno de mañana y otra con el de tarde–, salgo de la plaza Catalunya con un par de amigos y vamos cargando las estatuas, sus máscaras, sus trajes brillantes y sus purpurinas. Al llegar a Colom doy media vuelta, reculo hasta que las ruedas traseras del camión queden a medio metro del borde del muelle, le doy al volquete y las descargo en el mar: ¡splash! A lo Hockney. En esta ocasión añado una nueva oferta: si Hereu acepta mi propuesta, juro brindarle mi apoyo incondicional en las próximas elecciones municipales.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s