El poder, bajo sospecha

 

Los papeles de Bárcenas son de una gravedad extrema y ponen al PP contra las cuerdas

02/02/2013

Fernando Ónega

FERNANDO ÓNEGA

Digámoslo claramente: los papeles de Bárcenas son de una gravedad extrema. Ponen al PP contra las cuerdas, y no es un partido cualquiera; es la fuerza política que más poder acumula en España. Señalan directamente a su presidente y jefe del gobierno, don Mariano Rajoy, cuya integridad es uno de sus grandes valores. Daña la imagen de España en el exterior. Crea la sensación de que en un partido se cobran dineros a cambio de favores y se reparten fondos con opacidad fiscal. Es la gota que colma un vaso ya desbordado de corrupciones, falsedades y engaños al fisco. Y algo peor: subleva a una opinión pública que observa incrédula e irritada cómo los mismos que le obligan al ajuste y al sacrificio han blindado sus bolsillos para la llegada de la austeridad.
Discúlpenme los dirigentes del PP la crudeza de esta anotación, pero ése es el ambiente de la calle. Es que hubo demasiados episodios. Es que hay hartazgo de comportamientos innobles que afectan a la mayoría de los partidos, estatales y nacionalistas. Es que no hay institución que se libre de la sospecha. Es que demasiados casos estallan, se divulgan, escandalizan y se mueren ante una justicia lenta y pesada. Es que nadie ha visto devolver un euro. Es que se están cargando la credibilidad del sistema institucional.
Por todo ello, de los acontecimientos de ésta y las últimas semanas sólo se obtiene una conclusión: hay que acabar este espectáculo como sea. Entiéndase el "como sea" como corte de cabezas, exigencia de responsabilidades, depuración judicial y control futuro para que no se vuelva a repetir. Y la oportunidad de hacerlo está ahora en el PP y su gobierno. Y hoy mismo, en las palabras y los gestos de Rajoy, en y después de ese gabinete de crisis que será la reunión de su Ejecutiva.
Yo no doy por buenos ni por malos los papeles de Bárcenas, ni juzgo las intenciones de su difusión. Sólo digo que existen. Se equivoca el PP al limitarse a negar que sea la contabilidad del partido. ¡Claro que no lo es, hasta ahí podíamos llegar! También se equivoca al remitirse al Tribunal de Cuentas y a las declaraciones de renta. ¡Como si esos ingresos y cobros, de existir, se declarasen! La cuestión está en eso: en que se han sacado de la contabilidad oficial. Y contienen nombres y cantidades. Por lo tanto, son verosímiles. Y por tanto, creíbles para una opinión pública predispuesta al escándalo. Desgraciadamente, la negación sirve de poco y es precisa la explicación.
Sepa el PP que, como dijo su portavoz Alfonso Alonso, está bajo sospecha. Con un agravante: hay indicios de que hasta ahora va perdiendo la batalla de la opinión pública. Para ganarla, no le ayuda la rapidez de la Fiscalía en desechar conexiones entre Gürtel, el dinero de Bárcenas y los sobresueldos supuestos. Y reflexione sobre un hecho insólito: que al cabo de un año la oposición política ya está pidiendo la dimisión del presidente. Eso nunca lo habíamos visto. O Rajoy despeja hoy todas las dudas, o agravará la crisis. Es su turno. Su responsabilidad. Confiemos en él.
Retales
Humanitario. Lo leo y no lo puedo creer: Hacienda cobrará el 12 por 100 en impuestos a Cáritas y Cruz Roja, entre otras asociaciones. O sea, nosotros damos donativos y el Estado se los quita.
Pacto. Felicidades a Partido Popular y PSOE por su acuerdo sobre preferentes. Ahora, a hacer cuentas de las protestas, encierros, sentencias e indignación social que hacen falta para que se sienten a hablar.
Impuestos. Otra felicitación: a Montoro por conseguir su objetivo de ingresos fiscales. No sé a quién dar el pésame por haber dejado a la gente sin dinero y causar la ruina del comercio.
Fitur. Gran éxito de esta feria. Gran afluencia. Si son 170 los países participantes, son 170 que se llevan la imagen de que España es la cueva de Alí Babá. Otro atractivo turístico.
Cisma. Aznar ya no manda en el PP, es verdad. Pero su espíritu se aparece entre la niebla. Ha sido visto en las tensiones del partido del País Vasco. A sus viejos seguidores sólo les falta llamar traidor a Rajoy.
Autónomos. Nuevo modelo de país que apunta en los planes del gobierno: todos autónomos, empezando por los jóvenes. Autoempleo. Y a competir con las grandes multinacionales.
Urkullu. ¿Os habéis fijado lo bien que cae el lehendakari en España? Es que hace justamente la política contraria a Artur Mas. Sólo le falta un premio: que Rajoy, que niega el pacto fiscal a Catalunya, mejore el Concierto vasco.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s